Naturaleza

La diversidad biológica, cultural y paisajista integrada en un espacio territorial relativamente pequeño (108,889 km2) hace de Guatemala un destino ideal para explorar, conocer y disfrutar. En el país podrá encontrar desde una serie de 37 volcanes, tres de ellos activos, kilómetros de playas de origen volcánico, impresionantes bosques de montaña, selvas lluviosas exuberantes, humedales de importancia mundial, hasta un conjunto de sitios arqueológicos que hablan de más de 3,500 años de historia, así como el colorido de las tradiciones y expresiones culturales de un pueblo milenario; características que hacen de Guatemala el Corazón del Mundo Maya.

En cuanto a naturaleza, Guatemala tiene variedad de actividades para realizar:

 

Observación de aves

El país es el destino perfecto para la observación de aves, es el hogar de más de 720 especies (migratorias y residentes) de las cuales 33 tienen algún grado de endemismo regional. La ubicación geográfica y la forma de su territorio permiten a las aves migratorias detenerse durante su viaje. Cualquier época del año es adecuada para la observación de aves en el país, pero los mejores meses son marzo y abril, ya que es cuando las aves son más activas. Esto se debe a que las aves migratorias vuelven a casa con un plumaje muy colorido y fresco, mientras que las aves residentes están en temporada de canto y baile para atraer a su pareja.
Ecoturismo
Al visitar los destinos de ecoturismo que existen en Guatemala, está contribuyendo a la conservación y preservación de la naturaleza y la cultura. En cualquiera de las diferentes regiones del país se pueden encontrar destinos ecoturísticos que ofrecen aventura, un tour combinado con la naturaleza y le permiten experimentar las tradiciones locales. En las tierras altas se puede visitar San Juan La Laguna, un encantador pueblo rodeado de montañas y a la hermosa orilla del lago Atitlán. Aquí se puede compartir el tiempo con los mayas Tz’utujiles, quienes tienen su propia lengua y también tendrá la oportunidad de aprender las técnicas delicadas de la pintura tradicional, tinte textil con tintes naturales e incluso aprender el uso medicinal de la flora local.

Observación de Cetáceos

La observación de cetáceos se puede hacer en el Océano Pacífico y el Océano Atlántico, pero la costa del Pacífico es preferida para este tipo de viajes.
En el Pacífico es posible observar varias especies de cetáceos, entre las más espectaculares se encuentran la ballena jorobada (Megaptera novaengliae) y varias especies de delfines, tales como el Nariz de botella (Tursiops truncatus), el delfín girador (stenella longitostris) y el delfín manchado tropical (stenella attenuata).

Áreas protegidas

Si usted es un verdadero amante de la naturaleza y desea un contacto único y auténtico con la vida silvestre, Guatemala es el lugar para ir. Más del 33% de su territorio se considera área protegida, además de preservar diferentes hábitats la biodiversidad proporciona los sitios turísticos más sorprendentes.
Una visita a las áreas protegidas asegura una experiencia de contacto autentico con la naturaleza y la vida silvestre. En la densa selva del norte, se pueden observar variedad de aves, monos aulladores y monos araña, jaguares, pumas, tapires y mapaches, entre muchos otros.

 

Agroturismo

El suelo fértil, la rica diversidad de especies comestibles y las antiguas técnicas tradicionales de cultivo, así como el uso sostenible de los recursos forestales, hacen de Guatemala el destino perfecto para el agroturismo.
Durante cientos de años, los antiguos habitantes de Guatemala aprendieron a utilizar una variedad de especies comestibles nativas en la región como el aguacate, frijoles, maíz, chile pimiento, papas dulces, anona y cacao. Además, gran parte de este conocimiento se utilizó para la explotación de productos no madereros, que actualmente tienen un alto valor comercial, como la Palma Xate (chamaedorea spp) y chicle (manilkara spp).

 
 

Mira más actividades: