TURISMO RELIGIOSO

TURISMO RELIGIOSO

La religiosidad de los guatemaltecos se respira en cada momento que se vive en Guatemala.

Mientras las campanas de iglesia suenan en los pequeños poblados, altoparlantes en el campo llaman a servicios religiosos y los Xamanes (autoridades religiosas Mayas) practican rituales mayas en profundas cuevas, todo al mismo tiempo, incluso en la misma ciudad.

La canonización, en el año 2002, del Hermano Pedro de Betancourt, religioso de los días de la Colonia, ha creado una ruta de peregrinaje para los católicos. Por su parte, la Semana Santa en Guatemala es una sorpresiva mezcla de símbolos, sonidos y aromas.

Coloridas alfombras hechas de hojas frescas de pino, aserrín teñido y pétalos de flores, bajo el perfume del incienso, marcan el camino, en ciudades y pueblos, de las procesiones típicas de la época. La Semana Santa se ha convertido en uno de los atractivos turísticos y religiosos más recordados y buscados por turistas de todo el mundo.

Cerrar